LA MÚSICA LE CAMBIA LA VIDA A LOS NIÑOS DEL CALLAO

El proyecto Sinfonía a la Chalaca trabaja en los colegios del Callao y Ventanilla. Son más de 5 mil niños beneficiados con este programa.

En el Callao, muchos niños sobreviven en un entorno vulnerable. La inseguridad es uno de los problemas sociales a los que ellos están expuestos. Y a ello se suma la amenaza de ser captados por organizaciones criminales. Por eso, cuando surgen actividades como Sinfonía a la Chalaca, cuya labor es enseñarles música, también asoma una sensación de esperanza y de salvación.

Sinfonía a la Chalaca, cuya dirección está a cargo del maestro Javier Salas Ávila, es una actividad del Comité de Administración del Fondo Educativo del Callao, unidad ejecutora del Gobierno Regional. Para este año han previsto llegar a 12 colegios del Callao y Ventanilla. Con ello se logrará impactar en más de 5 mil niños en toda la región.

“Queremos que en las manos de un niño haya una flauta y no un revólver”, afirma el maestro Salas. Es que la música, está comprobado, puede cambiar vidas. Con ella, despertamos la sensibilidad del niño y los hacemos mejores personas. Esa es una manera de evitar que caigan en las manos de delincuentes mayores”, añade.

Salas tiene razón. Hace poco, un general de la policía del Callao dijo públicamente que, al mes, son detenidos aproximadamente 50 adolescentes vinculados a actividades criminales.

Melodía de esperanza

Por eso, es necesario trabajar desde la raíz. Los colegios que operan como núcleos para llegar a todos los escolares de la región son: Dos de Mayo, 4011 Taboada de las Fresas, 5080 Sor Ana de los Ángeles, 5118 Juan Valer, Dora Mayer y 5122 José Andrés Razuri. Además, están el 5124 Simón Bolívar, 5142 Virgen de Guadalupe y 3720 Nuestra Señora de la Misericordia. Además, la IIEE 5143 Escuela de Talentos y el colegio militar Leoncio Prado.

Actualmente, los estudiantes ya reciben clases de lunes a viernes por parte de profesores consagrados de la música y que son parte de la prestigiosa Orquesta Sinfónica Regional del Callao. “Estos maestros tienen la misión de conformar, al corto plazo, la Orquesta Sinfónica Juvenil que estará integrada por los alumnos más destacados”, puntualiza Salas.

Cada niño tiene algo por contar y lleva consigo sus propios sueños. Por eso, el proyecto Sinfonía a la Chalaca, del Gobierno Regional del Callao, aspira a convertirse en un trampolín para que ellos logren sus metas. La licenciada Amparo Muguruza, gerente general del CAFED, está convencida. “Estoy segura que la música les ofrecerá mejores oportunidades y los convertirá en mejores ciudadanos. Estos chicos merecen un mejor futuro”.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *